El sistema consiste en uno o varios climatizadores situados en el techo que generan calor, y humedad mediante un sistema de pulverización de agua (agua fría) muy interesante para el control exacto tanto de temperatura como de humedad, consiguiendo una fermentación progresiva y de alta calidad. Los ventiladores distribuyen el aire desde el techo al suelo de la cámara, mediante un conducto, para que este se reparta de forma uniforme y a velocidad regulada. El sistema se controla mediante un cuadro de mandos digital donde se regulan la temperatura y humedad deseadas. Menor consumo eléctrico que los climatizadores tradicionales.
Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de protección de datos política de protección de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted